Iris, flor del mes de marzo

Iris es una de las flores de primavera más llamativas y elegantes gracias al delgado tallo y a los tres pétalos colgantes y tres de pie que crecen a partir de bulbos. Quizás por eso, fue elegida por la Oficina Holandesa de Flores como la flor del mes de marzo de la Agenda Floral.

En estado natural, existen aproximadamente 3.000 especies de Iris, especialmente en las zonas de clima templado del norte. Dentro de su surtido, la flor más común es el Iris de Holanda, disponible en muchos tonos de azul, aunque también en amarillo, blanco y bicolor.

En el momento de su compra, se debe atender a factores como la salud, la longitud y la madurez de la flor. Con posterioridad, se aconseja a los profesionales cortar 3 – 5 centímetros de tallo, colocar las flores en cubos con agua limpia, controlar que no estén demasiado húmedas y su almacenamiento en la cámara frigorífica a 2ºC en posición vertical para evitar que se deformen, mientras que a los clientes se recomiendan los cuidados básicos.

Los característicos tonos azules de Iris se pueden combinar con blanco y amarillo para crear composiciones florales alegres y primaverales.

Iris
Mooiwatbloemendoen.nl

Lirio, planta de interior del mes de marzo

La planta crece a partir de un bulbo con hojas a lo largo de todo el tallo y flores de colores (rojo, amarillo, naranja, rosa, tonos pastel y bicolor) con un delicioso aroma, cuya intensidad cambia según la variedad.

Cuenta con más de cien especies, la mayoría de las cuales nacen en la naturaleza en entornos tupidos y en pastizales del hemisferio norte.

El lirio necesita mucha luminosidad (no la luz solar directa), frescor para prolongar la floración y riego regular para que la raíz no se seque.

Una propuesta de decoración de interiores es colocar juntas plantas de colores brillantes y tonos pastel, con el blanco como conector, en macetas de un estilo simple y a diferentes alturas, consiguiendo el efecto visual deseado.

Lirio
Mooiwatbloemendoen.nl

Árboles frutales en flor, plantas de exterior del mes de marzo

Los árboles frutales en flor lo tienen todo para adornar los espacios de exterior y responden a la creciente preocupación de los consumidores por el origen de los alimentos, cultivando, incluso, los suyos propios en huertos urbanos.

Ejemplo de ello son el manzano (Malus), el melocotonero (Prunus persica) y el ciruelo (Prunus domestica), cuyas características son muy similares: tronco no demasiado alto, flores, frutos y hojas de color verde oscuro y puntiagudas.

Estos árboles requieren la luz del sol (con algo de sombra parcial), agua en abundancia inmediatamente después de la plantación (después, riego normal) y la poda tras el invierno y antes de la floración en el caso del manzano y el melocotonero, mientras que para el ciruelo es mejor a finales de verano. Es importante plantar los árboles profundamente para que queden firmes en el suelo y drene el agua sin problemas.

Árboles frutales
Mooiwatbloemendoen.nl