A finales de octubre y principios de noviembre se recuerda a los difuntos en varios países del mundo con diferentes manifestaciones dependiendo de cada cultura.

La tradición de visitar el 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, los cementerios para adornar con crisantemos las tumbas en memoria de los seres queridos fallecidos languidece entre los jóvenes españoles.

Pensando en las nuevas generaciones, la Asociación Española de Floristas colabora con la Oficina Holandesa de Flores para conmemorar a los difuntos de una manera positiva.

La campaña de este año de la Oficina Holandesa de Flores se inspira en la celebración del Día de los Muertos en México, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad según la UNESCO.

Esta festividad mexicana, que gana cada vez más popularidad en Europa, entiende la muerte como parte del proceso natural de la vida y trata del retorno temporal de las almas al mundo de los vivos.

Con el mensaje “Celebremos la vida de ayer y de hoy” y una representación de la emblemática calavera conocida como La Catrina, símbolo del Día de los Muertos, la decoración floral juega un papel protagonista.

Campaña Dia Todos Santos