Gerbera, flor del mes de abrilGerbera

La Gerbera, flor del mes de abril de la Agenda Floral de la Oficina Holandesa de Flores, pertenece al género de las Asteráceas y tiene sus orígenes en África del Sur, Asia, América del Sur y Tasmania.

El hecho de que sea una flor sin aroma, se compensa con su colorido y versatilidad en formas y tamaños. Con un corazón negro o verde, los colores básicos de los pétalos de la Gerbera son blanco, rojo, amarillo, rosa, violeta, naranja y verde.

Para su cuidado, se recomienda cortar en diagonal un trozo del tallo con un instrumento afilado, llenar un florero de vidrio con ± 7 cm de agua a temperatura ambiente, colocar en un lugar con 20°C como máximo y evitar su exposición a la luz solar directa.

El ingrediente secreto de la receta para crear un ramo con Gerbera es la combinación de especies (por ejemplo, Tulipán, Bola de Nieve, Narciso, Jacinto) y colores (amarillo, rosa, rojo, púrpura, blanco, naranja).

Musa, planta de interior del mes abril

La planta del banano (Musa) es nativa de Asia Oriental, desde donde se extendió a las regiones cálidas del resto del mundo. La gama es limitada, siendo las variedades más comunes Musa Cavendish y Musa Tropicana.

En los extremos de los tallos crecen las flores en tono púrpura y los frutos, los plátanos, en forma curvada debido al efecto de la gravedad.

En el momento de su compra, se debe prestar atención a factores como el tamaño del recipiente, el aspecto de las delicadas hojas y raíces, y la longitud y salud de la planta.

La presencia de la planta del banano en interiores evoca entornos tropicales. Requiere de suficiente espacio luminoso para el crecimiento de sus hojas verdes y de gran superficie, un soporte para su correcta caída, una cantidad extra de agua debido a la evaporación y altas temperaturas, como en un invernadero.

Musa

ClematisClematis, planta de exterior del mes de abril

El Clematis siempre busca un apoyo vertical como una pared, una pérgola, una valla o cualquier otra estructura sobre la que desarrollar una colorida vegetación gracias a sus flores en color azul, rosa, morado y blanco, e incluso en dos tonos.

Además de su amplia variedad cromática, esta planta también está disponible en diferentes formas, pudiendo plantarse en jardín o maceta.

El Clematis necesita, entre otros mimos, humedad para mantener las raíces frescas y la poda después de la floración.