Si hay un día en el año en que las flores no pueden faltar es aquel en el que se celebra el amor. Las flores son mensajeras que portan sentimientos y especialistas en sorprender y emocionar a la persona destinataria.

La rosa roja simboliza el amor y la pasión, por lo que es todo un clásico de San Valentín y el regalo más codiciado por las enamoradas.

Sin embargo, las flores de temporada cargadas de significado como el tulipán o el lirio son demandadas entre aquellos que buscan romper con los clichés sin renunciar al romanticismo.

Las plantas también se presentan con fuerza como regalo de San Valentín. Las orquídeas disponen de un amplio surtido y no necesitan demasiados cuidados, siendo firmes candidatas para regalar también a los hombres. Al anthurium se le conoce como la planta del amor debido al color rojo brillante y la forma de corazón de sus flores.

El miedo a no acertar, la distancia, el tiempo y el presupuesto disponibles ya no son excusas para no cumplir con la tradición de regalar el 14 de febrero un ramo de flores o una planta a la persona amada y vivir esa experiencia tan especial.

Todo empieza visitando una floristería, o a través de otros canales de venta como el teléfono o la tienda online, y confiando en los profesionales para crear de manera artesanal un regalo personalizado de una gran belleza natural, que alegrará la vista de su destinatario/a decorando durante días su espacio favorito.

Es importante no sacrificar la calidad del producto y la profesionalidad del servicio garantizadas en las floristerías, que afrontan con ilusión y buenas expectativas el próximo día de San Valentín.

En vísperas del día dedicado al amor hay que recordar las cinco cajas regalo “Cena chic para dos” de Smartbox que la Asociación Española de Floristas sortea entre los clientes de que contraten su boda entre el 1 de enero y el 31 de agosto de 2020 en una de las floristerías asociadas de toda España.