El mes de septiembre despide suavemente al verano y hoy da la bienvenida a una nueva estación, probablemente la que regala los paisajes más románticos del año, el otoño.

Últimamente, destaca el creciente interés por el cuidado del hogar. En este sentido, las plantas son elementos ornamentales muy demandados, que obedecen a las tendencias en decoración para el otoño 2020.

Las plantas de interior no solo crean un ambiente natural, cálido y hogareño, también producen una gran cantidad de efectos positivos gracias a su poder emocional y a sus propiedades purificadoras del aire. Se ha demostrado que las plantas de follaje, como la drácena o Dracaena, mejoran la calidad del aire al absorber toxinas y liberar oxígeno. Otra característica para tener en cuenta es que plantas como la lavanda son la mejor fuente aromática.

Las plantas pueden ser el centro de atención de una determinada estancia colocándolas en macetas nuevas y con estilo, para aportar además una sensación de renovación, y, a su vez, en mesas auxiliares y pedestales.

Para su presentación, se pueden combinar plantas de diferentes tamaños y formas, y en distintas alturas, agruparlas según su tamaño para conseguir un conjunto armonioso y un resultado ordenado, o bien colocar una única planta de grandes dimensiones, por ejemplo, la monstera, como un elemento de diseño por sí misma. Otra solución decorativa, en especial para espacios verticales, son las plantas colgantes o trepadoras como la hiedra o la enredadera.

Dos de las plantas de temporada favoritas para interiores son el espatifilo o Spathiphyllum, por su elegancia, y la violeta africana, que se caracteriza por la textura aterciopelada de sus hojas y la extensa gama de tonalidades de su floración.

Las plantas de otoño para espacios de exterior, tanto el balcón, la terraza o el jardín, son variadas dependiendo del espacio útil disponible. Entre las opciones donde elegir se encuentran desde el brezo, una planta arbustiva y campestre, hasta árboles frutales como los cítricos o pequeñas y coloridas plantas como los pensamientos.

Una buena alternativa tanto para interiores como exteriores es el ciclamen, que proporciona flores en una amplia paleta de colores durante meses.

Además, el otoño es la mejor época del año para cultivar diferentes tipos de bulbos como tulipanes, narcisos y jacintos, que florecerán en invierno.

Los cuidados para prolongar la frescura de las plantas y que resistan en perfecto estado deben adaptarse a las condiciones climatológicas del otoño, es decir, menos horas de luz, la bajada de las temperaturas sin ser aún extremas y la llegada de la temporada de lluvias. Agradecerán poner en práctica consejos, además de los básicos y específicos para cada especie, como reducir la frecuencia de riego y revisar el sistema de drenaje para evitar el exceso de humedad, protegerlas de posibles heladas y podarlas o trasplantarlas en caso necesario.